Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Metamorfosis’

En las estaciones de tren, el tiempo es lo más importante del
mundo.
Allí adquiere dimensiones distintas.
Un segundo, un minuto, una hora… es la diferencia entre
estar o no llegando a otro lugar, a otro espacio.

El tiempo hace que perdamos o no el tren de la vida.
Su impacable paso, su juicio inmisericorde, nadie escapa.
Sigues en el tren, sometido al tiempo.
Retraso,retraso,
retraso…

el tren paraliza la vida en el tiempo.
El viaje es un cambio de tiempo y espacio.

Miras por la ventanilla y sigues viendo tiempo:
tiempo en los naranjos flotantes a los lados de la via,
reventados de azar de marzo en julio;
y el tiempo de frutos en noviembre, cuando ya ha pasado por ellos dejando su huella.
tiempo incrustado en los cañaverales y enredaderas, en
las vallas, en el ambiente…
El tiempo, ajeno a sus consecuencias, va besando el aire que
traspasa, lleno de sol, los agujeros de muros derruidos entre
malezas.
El tiempo en la hierba que crece entre las piedras y nunca
tiene el mismo aspecto.
Y las fábricas abandonadas, sumidas en su decadencia, han
sucumbido ante su presencia entre hierros oxidados.
Tiempo, tiempo y tiempo silencioso mientras el tren avanza
y avanza.
También en el amor, el tiempo es eterno en la ausencia, frugal en la presencia;
y, a veces, quizá una sola vez en la vida
se congela en un instante de inmensa felicidad.
Pero existen lugares en los que el tiempo no importa o no
existe
En los cementerios el tiempo no importa.
En las flores de plástico de los cementerios, el tiempo no
importa.
En los bancos de piedra de la estación, el tiempo no importa.
En los libros el tiempo no existe.
En las fotografía el tiempo no existe. Está detenido.
Sonrisas congeladas, minutos petrificados en blanco y negro.

Y en las personas el tiempo es cruel o misericordioso.
Y solo cuando lo decide el destino, desaparece para siempre
y se convierte en eternidad para dejar de ser.

De mi libro Metamorfosis, (Chiado editorial, 2017)

Anuncios

Read Full Post »

430662_3204461683362_1208411006_nSi solamente fueras una metáfora
y nos dedicásemos a descifrarte como los del sillón de la cátedra…
psicoanalizarte sin sentirte y sin vivirte
es una experiencia grata pero vacía y huera…

No.
Has de ser la amante de aquel que quiera poseerte
y para ello haya sido tu elegido,
como cortesana enamorada irás a su encuentro, burlona y hermosa
como tu condición lo exige,
a veces con los miriñaques,
otras en estado salvaje,
pero siempre, siempre bella
y con la luz que desprendes.

Sigo anhelándote,
sigo siendo una esclava de tu poder inmenso,
sumida en el ensueño de saberte cerca
pero no poder apenas tocarte, rozarte…
porque cuanto más lejana te siento, más alto es mi anhelo
y cuanto más cercana, más hierve mi sangre envuelta en vida de frenesíes,
pero eres liviana y las letras apenas consiguen atraparte,
te escurres entre mis manos como el agua
y leves son las gotas que de ti quedan entre mis dedos…

Metamorfosis de la literatura,

Metamorfosis, 2017  Chiado editorial

 

Read Full Post »

 

espejo

No sé si soy yo la que invento la noche o es la noche la que me inventa a mí en este abismo de palabras que llueven sobre mis pensamientos, cuando, sin casi advertirlo, me coloco sobre la página en blanco y dejo que sea la vida la que me susurre algunas cosas que contar. Reflexiono y me pregunto si estos aconteceres que suceden a mi alrededor, sucesos fugaces, a veces inconexos, como la paloma sobre el alféizar y la disputa de una pareja en otra vivienda cercana,  serán eso que llaman vivir,  y entonces me pregunto si no estaré en ese momento actuando de mero espectador, si en realidad la vida se disfruta más siendo testigo que perpetrándola. En mi caso creo que a veces es así. No me puede parecer tan ajeno el día si lo intento saborear desde las pequeñas cotidianidades que me rodean, incluso cuando me suceden a mí. Es un truco que aprendí hace tiempo, la distancia es la única manera de disfrutar de algo plenamente, desde todos sus ángulos, y una vez logramos la distancia, la vida se nos plantea diferente, con esa lucidez que no tenemos cuando descansa sobre nuestros hombros.

En esos momentos en los que ella, tan lasciva e impresentable, te impone su ley y no hay escapatoria aparente, acaba por ir cediendo terreno y al final logramos ir dominando las situaciones. Supone un gran esfuerzo al principio, todo requiere su tiempo, pero con la práctica, vivir se me antoja mucho más interesante. Esto es lo que voy pensando al tiempo que me imagino en otro lugar y con otras personas, preguntándome si de esta manera sería más feliz o tendría una vida mejor. Una vez me dijeron que cambiar cosas en el exterior ayuda a cambiar el interior, pero no creo que eso sea cierto del todo a menos que uno esté dispuesto a hacerlo, asumir cambios externos de tu vida y también asumir actitudes interiores nuevas. Quizás esta sería una de las claves para encontrar lo que buscamos cuando indagamos en el sentido de nuestra propia existencia, o quizás sea mejor aferrarnos a nuestros cimientos sin plantearnos cambios. Yo soy de la opinión de que los cambios siempre son positivos para el crecimiento interior, pero no siempre hay cambios buenos. Suele ocurrir que como humanos que somos nos equivoquemos. Por eso escribo,  para inventarme la vida.

 

Metamorfosis de la vida

Metamorfosis, Chiado editorial, 2017

 

Read Full Post »